En México, las fuentes de financiamiento son bastas y diversas: algunas tienen un costo más alto por el origen de los recursos y su uso; otras son más difíciles de conseguir por el número de requisitos que hay que cumplir o por los límites que pueden imponer para gastar el dinero:

Lo importante no es “escoger una de ellas y salir a aplicar”. Para poder aprovechar mejor la oferta de capital disponible en el país, primero debes entender qué necesita tu negocio y hacia dónde lo quieres llevar, después pensar en qué intermediarios te pueden resolver el punto anterior sin exceder sus capacidades (es decir, tiene que ajustarse perfectamente) utilizando la tabla anterior y finalmente, analizar cómo esos intermediaros van a influir en el “día a día” de tu empresa y si estás preparado para aceptar las responsabilidades atadas a su oferta.


En cuanto a los requisitos que piden cada uno de estos intermediarios, la realidad es que varían entre proveedores y no es posible agruparlos en una lista simple. Sin embargo, en todos hay un común denominador: necesitan saber cómo se ha desempeñado tu empresa en el pasado (lo cual implica tener las finanzas de tu empresa en orden), entender la visión detrás de por qué necesitas el dinero (o sea, que puedas explicar cómo ese dinero va a hacer a la empresa más exitosa) y finalmente el impacto que tendrá esa inyección de capital en tu compañía (y eso probablemente significa que tendrás que proyectar los flujos de caja de tu empresa y justificar que tendrán un impacto positivo en el largo plazo).
Tal vez te sientas un poco abrumado por lo que te mencionamos en este párrafo, pero no te asustes, por que algunas de estas empresas estarán felices de ayudarte a construir estos requisitos para que no pierdas de vista tu objetivo: ser un emprendedor exitoso.


La inversión ángel y los fondos de capital de riesgo (Venture Capital)


Si decidiste que tu mejor opción es buscar capital de un fondo de inversión o de un inversionista ángel, abajo te explicamos cómo funciona el proceso y qué necesitas para aplicar.

El proceso de levantar capital

Cada fondo de inversión o ángel inversionista tiene una manera diferente de revisar las oportunidades de inversión. En primera instancia, las empresas en donde invierten tienen naturaleza innovadora, es decir, no son réplicas de negocios ya probados (como una tintorería o una distribuidora) y por tanto, se encuentran en la búsqueda de encontrar la mejor manera de llevar su producto o servicio al cliente. Un ejemplo de estas empresas podría ser una empresa que haya desarrollado un novedoso sistema de diagnóstico de cáncer que usa inteligencia artificial o una plataforma de realidad virtual para realizar videoconferencias.

De manera muy resumida, cuando el inversionista encuentra este tipo de empresas, el proceso de inversión normalmente busca validar y responder las siguientes preguntas:
• ¿Cuál ha sido la historia de la empresa hasta el día de hoy, cuáles son las fuentes de generación de valor y cómo ese valor se traduce en dinero?
• ¿Por qué el producto que vende es necesario para el cliente y para el mercado? ¿Quiénes están afuera que ofrecen cosas similares y por qué este modelo de negocios es mejor?
• ¿Quién es el emprendedor, por qué es el indicado para llevar esta empresa a nuevas alturas y qué herramientas/procesos necesita para lograrlo?
• ¿Por qué necesita el dinero y hasta donde quiere llegar con él, una vez que lo utilice completamente?
• ¿Cómo me beneficio económicamente de esta transacción (recuerda que ellos son inversionistas, buscan un retorno sobre el capital que aportan)?

Ellos entienden perfectamente que no hay respuestas correctas (si todas fueran correctas, no estarías levantando capital), por lo que no te asustes si no tienes las respuestas a estas preguntas. Lo importante es que, la historia que les cuentes i) sea emocionante para llamar su atención, ii) enamorarlos de la misma manera que estás enamorado de tu proyecto y iii) convencerlos de que será una relación ganar-ganar ya que ambos generan riqueza (en sus respectivas formas y figuras).
Para poder aplicar al proceso, necesitas por lo menos, dos documentos esenciales:


• Una presentación o “pitch” que no tenga más de 20 slides y que puedas explicarla en máximo 20-25 minutos, atendiendo todas las preguntas mencionadas anteriormente. Te sugerimos el siguiente índice para que puedas explicar tu historia coherentemente:
o Equipo
o Problema/Mercado
o Producto/Solución
o Modelo de negocios (como el valor que entregas se transforma en dinero y cuál es el proceso detrás)
o Competencia y ventajas competitivas
o Estrategia de mercado - ¿Cómo esperas ejecutar tu visión en el mercado? ¿Cómo vas a hacer crecer tu base de clientes?
o El estado actual de tu empresa - ¿Qué has logrado? ¿Cómo? ¿Por qué es importante?
o Análisis financiero – básicamente, explicar los puntos anteriores con números, que pueden ser a través de proyecciones financieras e información histórica.
o La oferta – explicar qué necesitas, montos, qué reciben los inversionistas a cambio, cómo esperas estructurar la inversión, etc.

• Un modelo financiero que detalle cómo el dinero que vas a recibir se verá reflejado en mayores ventas (es decir, proyectar el crecimiento de la compañía). Es muy importante que te enfoques en el flujo de caja, ya que los fondos de inversión y ángeles inversionistas están más interesados en saber cómo el dinero fluye dentro de tu empresa y cómo afecta tus actividades de operación.
Desafortunadamente, cada fondo tiene su propia lista de requerimientos, por lo que algunos te pedirán más cosas que otros. Algunos documentos adicionales pueden incluir un resumen ejecutivo, la hoja de términos (o term sheet, por su definición en inglés), un formato de aplicación personalizado que deberás llenar, identificaciones oficiales, estatutos de la compañía, etc.
El tiempo que tarda un fondo de inversión en analizar la inversión puede variar entre 3 a 10 meses (los inversionistas ángeles, por el contrario, pueden tardar semanas solamente), y  depende del nivel de escrutinio del fondo, el historial de tu empresa (mientras más joven, menor cantidad de datos a validar y por tanto, más rápido el análisis), su proceso de aprobación (algunos fondos tienen varios “filtros” en donde te entrevistas con asesores, miembros ejecutivos del fondo, otros inversionistas, etc.), y su proceso de negociación (hay fondos que realizan este paso antes de auditar a la empresa, otros lo hacen hasta el final). En todo caso, los fondos siguen al menos cuatro etapas básicas:

• Análisis y perfilamiento: los fondos analizan varias variables, tales como la generación de ingresos, qué tanto la compañía se adapta a su “tesis de inversión” (que no es más que el conjunto de reglas que usan para buscar oportunidades que les interesan), los montos requeridos y los montos que ellos pueden invertir, etc.

• Due diligence o “diligencia debida”. Una vez que el fondo tiene un interés firme en invertir, procede a “auditar” a la empresa. En este proceso, el fondo pedirá al emprendedor una gran cantidad de información acerca de la empresa (financiera, operativa, fiscal, de recursos humanos, de mercado, información histórica y futura, etc.) para entender con detalle, dónde está parada la empresa y hacía donde va. Su objetivo principalmente es detectar “riesgos”, entenderlos, y analizar si está dispuesto a enfrentar estos riesgos contigo (por ejemplo, no tener un director financiero es algo que no es de vida o muerte, pero que debe atenderse) o mejor decide terminar el proceso y no proseguir con la inversión (si encuentra, por ejemplo, demandas laborales, o una gran cantidad de dinero invertida que no se haya traducido en ventas constantes).

• Aprobación. Los fondos son instituciones, por lo tanto, tienen un gobierno corporativo que les dicta las reglas necesarias para poder invertir en un proyecto. Una de estas reglas es la aprobación de la inversión a través un órgano corporativo, como un comité de inversión o asamblea de accionistas. Es muy probable que el emprendedor tenga que presentar el proyecto ante el comité (aunque hay fondos que mantienen sus comités en privado y son los directivos de la firma quienes presentan la oportunidad). Por lo tanto, el emprendedor no solo debe convencer al equipo de inversiones, si no también al órgano de supervisión del fondo.

• Negociación. En algún momento durante el proceso, el equipo de inversiones se sentará contigo y comenzará la negociación de las clausulas por las cuales se va a regir la transacción. La evaluación de la empresa, los derechos que recibe el inversionista, el vehículo legal que utilizará, entre otros asuntos legales, son establecidos en una hoja de términos que, al cabo de varias reuniones, servirá como documento maestro para que los abogados puedan comenzar a escribir la documentación necesaria para ejecutar la transacción.
Para el caso de los ángeles inversionistas, el proceso es más sencillo. Debido a que normalmente invierten en etapas muy tempranas (incluso en ocasiones donde el emprendedor solamente tiene una idea), su toma de decisiones es más rápido, y puede ser desde un par de reuniones, hasta un proceso detallado como un fondo de inversión (y que normalmente los encuentras cuando aplicas a través de redes de ángeles inversionistas).

CREADO POR: FABIAN AGUILAR - ANGEL VENTURES